En la década de los 80’s en Colombia, surgieron las primeras entidades, inspiradas por la declaratoria de la ONU de la “Década de la Mujer”, con el objetivo de crear un sistema financiero que funcionara para la mayoría, capaz de permitir a millones de personas superar condiciones de pobreza y mejorar el nivel de vida de la población. Era evidente la desigualdad de la mujer para acceder a recursos financieros, garantías y servicios de capacitación e información.

Motivadas e inspiradas en hacer realidad ese sueño de ayudar a las mujeres pobres que no tenían acceso a recursos financieros para fortalecer sus pequeños emprendimientos y así lograr mejorar sus condiciones de vida, y aunque éste parecía etéreo requería ser posible, en el año de 1986 se creó en Bucaramanga Fundación delamujer (antes Fundación Mundial de la Mujer), con un patrimonio de 65 mil pesos de la época y el apoyo decidido de un grupo de mujeres profesionales de la ciudad, siguiendo los lineamientos y directrices de Women´s World Banking, de trabajar por la mujer de bajos ingresos. Haciendo uso de algunas ventajas comparativas que como ESAL (Entidad Sin Ánimo de Lucro) tiene para producir servicios financieros encauzados a clientes marginales, su mayor proximidad con los clientes, su mejor acceso a la información y la utilización de mecanismos no formales de expansión, creación de productos financieros y no financieros que reconocen las características propias de sus clientes, Fundación delamujer se constituyó en pocos años en una institución rentable y sostenible capaz de mantener  un crecimiento explosivo en la prestación de servicios financieros a las microempresas del país. Fue pionera en el desarrollo e implementación de tecnologías de microcrédito exitosas que hoy se reconocen a nivel mundial, lo cual le permitió mantener las pérdidas por falta de pago de los préstamos otorgados a niveles incluso muy inferiores a la tasa de morosidad en la banca comercial; así como también en el ofrecimiento de productos de microseguros. Una vez adquirida la disciplina y alcanzada la viabilidad financiera de la institución, y el acceso a recursos de fondeo suficientes, provenientes de la banca tradicional tanto a nivel local como internacional, así como también, logradas las oportunidades de diversificación de cartera que la llevaron a una mayor disposición para aceptar riesgos, se dio inició al plan de expansión de la cobertura geográfica, teniendo hoy presencia en 29 de los 32 departamentos del país.

Más de 31 años de funcionamiento consolidan la institución como la institución microfinanciera no regulada más grande y representativa del país. Su cobertura geográfica, la profundidad y el alcance de sus operaciones, así lo demuestran. Su misión ha sido impulsar el desarrollo económico y social preferiblemente de mujeres emprendedoras de bajos ingresos, ofreciendo productos y servicios financieros responsables, caracterizándose por su enfoque de protección y servicio al cliente, implementando estándares universales de desempeño, tales como: prevención del sobreendeudamiento, transparencia y precios responsables, prácticas apropiadas de cobro, comportamiento ético del personal, mecanismos de quejas y reclamos, privacidad de los datos del cliente, diseño y distribución apropiada de productos y servicios.


ACERCA DE LOS CERTIFICADOS SSL